miércoles, 19 de julio de 2017

Diferentes estilos para contar historias

Diferentes estilos para contar historias

Una de las grandes virtudes de jugar a rol, es que una misma aventura o historia, puede ser contada y jugada de diversas formas, incluso por el mismo director de juego. Sin embargo, con dificultad encontraremos a dos directores de juego que lo hagan de la misma forma.

Es inevitable, que en nuestros inicios como jugadores y directores de juego, nos fijemos en la forma de jugar que otros aficionados tienen e incluso intentemos copiarla. Si bien es cierto, que con dificultad uno de ellos clonará el estilo de juego del otro, sino que adaptará aquellas cosas que más le gustan y las incorporará a su propio estilo. A aquello que le resulte mas funcional o cómodo.

Es por ello importante y necesario encontrar nuestro propio estilo de juego, que no quiere decir que no nos podamos fijar en como lo hacen los demás. Más bien todo lo contrario. Aprender de otros es acelerar nuestro aprendizaje, pero solo si hemos sabido encontrar aquello que nos aporta en verdad.

Todos tenemos formas de ver y resolver las cosas. Es una opinión personal que llevar las mecánicas de juego a la mesa se basa en una interpretación personal del texto que contiene el manual de juego. En ocasiones, será más común que carios jugadores incorporen una misma mecánica de la misma manera y en otra, esa interpretación será más abierta.

Imagen obtenida de Youtube
Una vez que hemos creído descubrir nuestro estilo o unas técnicas en concreto que nos gusta aplicar, nuestros siguiente paso es poner en práctica nuestro estilo.

La teoría esta bien. Reflexionar y fijarnos en las cosas que nos gustan, pensar en como resolver ciertas acciones, como aplicar una regla u otra, pero no sabremos si eso funciona, hasta que no lo llevemos a la mesa de juego. Ningún estilo de juego supera el primer choque con los jugadores.
Será, durante la practica, cuando podremos observar de primera mano que ha funcionado y que no.

Una vez llevado a la mesa, no debemos quedarnos únicamente con nuestras impresiones. Me ha ocurrido que, lo que a mi me ha parecido una escena genial a mis jugadores no les ha parecido tanto y escenas donde yo creo que los jugadores no han experimentado lo que yo pretendía. Para eso, lo mejor es preguntar a los jugadores, que les ha parecido la sesión, la aventura, una escena en concreto. La visión fuera de nosotros mismos nos ayudará a conocer una versión más absoluta de lo que en verdad sucedió durante la partida.

Una vez que hemos probado esas técnicas o estilo, vuelve a probar.
Una única partida difícilmente puede darnos toda la información necesaria para saber si algo funciona en verdad o no. De hecho, puede funcionar con ciertos jugadores y no con otros. Los jugadores de rol somos humanos (que yo sepa por ahora) y como humanos, cada uno somos diferentes, con nuestros diferentes gustos, nuestras diferentes formas de hacer las cosas, etc.

Una buena manera de ver que funciona y que no, es dirigir una misma aventura o escena a diferentes grupos de jugadores, de forma que puedas conocer si en verdad aquella resolución o técnica funcionó o fracasó por que no es adecuada o por otra razón.
Es importante no deprimirse si algo no sale bien. Lo importante es aprender de ello, corregir los fallos e intentar que en la siguiente sesión de juego todo se resuelva de manera más favorable (no tiene por qué ser para los personajes precisamente…).

Con el tiempo y tras muchas partidas jugadas habremos adquirido experiencia. La experiencia por si sola no sirve de nada si no reflexionamos. Es por ello que algo que creo que debemos hacer es evolucionar. Esto puede quedar muy en plan Digimon o algo así, pero más allá de la evolución física, existe una evolución mental que nos ayuda a comprender y aplicar las cosas de forma más efectiva.

Es esta evolución mental, conseguida a través de la crítica de nuestros jugadores y la reflexión personal, la que nos permitirá conseguir que los jugadores vivan y disfruten excelentes partidas, independientemente de quien son o que les gusta.
En juego, gracias a la experiencia y la repetición, sabremos identificar a aquellos jugadores que les gustan más un estilo o escenas que a otros de forma que podamos permitirles que tengan la oportunidad de hacer brillar a sus personajes durante la sesión de juego. Sabremos como meter en partida a aquellos jugadores tímidos que no se atreven a involucrarse. O como tratar con esos jugadores a los que les sobra iniciativa y encauzarla para que, en lugar de estropear la diversión, todos nos divirtamos más durante el juego.

El estilo de juego que tenemos, no debería limitarse a uno solo. Un único estilo en el que refugiarnos y mantener el control desde nuestra zona de confort. El estilo de juego debería fluctuar y servir como una herramienta de juego más, de modo que cuando hagamos un tipo de aventuras podamos servirnos de aquella más adecuada, cuando tengamos a diferentes tipos de jugadores podamos hacer que todos nos divirtamos ¡incluso usando diferentes estilos de juego en una misma sesión de juego!. Algo nunca reñido, pero que parece que para alguna gente, el estilo de juego es único, personal e intransferible, cuando no son más que una serie de técnicas que tenemos al alcance de la mano para conseguir unos objetivos.

No todo el mundo se divierte igual y esas herramientas, los estilos de juego, nos ayudan a ello.

Este texto esta basado en el video de Satine Phoenix de los GM Tips llamado Different styles of storytelling




Red de Rol

via Asociacion De Cien (D100)

July 19, 2017 at 02:40AM